Esta es la historia de un tipo que largó todo y se fue a navegar a bordo de un velero, en busca de una islita con palmeras. Durante la travesía por más de treinta países, aprendió una lección que no olvidaría nunca: la manteca puede durar diez días fuera de la heladera. El viaje soñado termina con el protagonista llorando en cuclillas por haber perdido su barco en medio del mar.
Un final demasiado triste para ser feliz.
Es por eso que el libro empieza desde ahí, y está escrito todo hacia atrás hasta el principio.

http://www.capazquevuelvo.com/wp-content/uploads/2017/12/00_FIN-1-662x1024.jpg
http://www.capazquevuelvo.com/wp-content/uploads/2017/12/00_FIN-2-681x1024.jpg
http://www.capazquevuelvo.com/wp-content/uploads/2017/12/00_FIN-3-662x1024.jpg
http://www.capazquevuelvo.com/wp-content/uploads/2017/12/00_FIN-4-662x1024.jpg
http://www.capazquevuelvo.com/wp-content/uploads/2017/12/00_FIN-5-681x1024.jpg

Todos los capítulos se pueden ir leyendo en Wattpad

Ebook

Ebook

Si tenés ganas de leer la historia completa, o querés quedar mal con alguien, podés comprar el libro acá:

Libro

Libro

También podés comprar el libro personalmente en:

     

Luego de trabajar durante años como creativo publicitario en distintas agencias de Argentina, Hernán Prado llegó a la conclusión de que no tenía hijos, ni novia, ni perro, ni nada vivo que lo esperara al volver del trabajo. Lo que sí tenía era un velero y un disfraz de monja, dos cosas elementales para toda aventura surrealista. Tres años más tarde, el timón de su velero se averió y quedó a la deriva a cincuenta kilómetros de la costa más cercana. Antes de que pudiera arrepentirse por no haberse ido de mochilero, lo rescató un buque mercante. Hernán Prado no es escritor, eso lo sabemos todos. Pero un día soñó con escribir un libro. Fue tiempo después de haber soñado con veleros, palmeras y delfines.